4 ejercicios y dinámicas con dinero muy potentes

4 ejercicios y dinámicas con dinero muy potentes
¡Dame tu puntuación!

Una de las preguntas que más suelen hacerme a través del correo electrónico es si conozco alguna dinámica o ejercicio para trabajar algún tema en concreto. ¿Y sabes qué? Me encanta recibir este tipo de preguntas.

Primero, porque es la muestra más evidente de que cada vez más y más formadores buscan hacer sus cursos y talleres en la empresa de forma diferente, más prácticos y con una mayor participación de los asistentes.

Y segundo, porque esas preguntas me ponen a prueba. A veces me llevan a pensar en nuevas dinámicas, a abrir libros que tenía olvidados o a descubrir nuevos rincones en internet mientras hago búsquedas de ideas.

Money, money, money.

Hoy comparto contigo 4 ejercicios o dinámicas muy interesantes relacionados con el dinero. ¿Con el dinero? Sí, con el dinero.

Lo queramos o no, todos tenemos alguna relación con el dinero.
En nuestra sociedad, el dinero es la moneda de cambio con la que se paga el esfuerzo diario que hacemos en nuestros respectivos empleos. Sacrificamos el tiempo que podríamos dedicar a nuestra familia y/o a nosotros mismos, para trabajar y recibir un dinero a cambio.

cabaret money money moneyY en lo subjetivo, diría que hay tantas relaciones con el dinero como personas. Para algunos el dinero es un fin en sí mismo. Algo tan valioso como la salud o el amor. Seguro que alguna vez te han felicitado el año nuevo deseándote “salud, amor y fortuna”. Para otros el dinero puede ser algo “sucio”. Es necesario para vivir, pero puede corromperte si lo deseas en exceso. Hay también quien dice que el dinero es algo irrelevante. Incluso en este caso, existe una relación, aunque sea de indiferencia.

Por este motivo, y porque a todos nos produce alguna reacción ver y tener dinero en nuestras manos, es por lo que puede llegar a ser un elemento muy interesante a usar en ejercicios y dinámicas y facilitar experiencias de aprendizaje.

A continuación te presento las 4 dinámicas y los aspectos que puedes trabajar con cada una:

Ejercicio #1: La dinámica del billete de 20 euros.

Si hay algo que he observado repetidas veces, es que las personas aprenden realmente cuando viven experiencias y son verdaderas protagonistas de las mismas. No digo que no se pueda aprender de otras formas, pero sin ninguna duda, lo que se experimenta es mucho más memorable.

Imagina que quisieras trabajar con un grupo de empleados la importancia de saber aprovechar las oportunidades que surgen en la vida, tanto a nivel personal como profesional.
Una primera idea podría ser contratar a un gurú de los negocios y que de una charla en la que presente a los empleados varios casos de éxito inspiradores de brillantes de empresas que han sabido detectar y sacar partido a oportunidades en el mercado.

Otra idea, y que me parece mucho más potente, es crear una experiencia inolvidable como lo hace Jose Pedro García en este video.

¿Crees que los asistentes olvidarán lo que han aprendido con esta vivencia? Puede que sí. Sin embargo, cada vez que vean un billete de 20 euros habrá una nueva oportunidad para que conecten con las emociones que cada uno sintió en ese taller.

¿Y si en vez de en una clase lo hiciéramos en un auditorio? ¿Y si en vez de un billete de 20 euros hubiera sido uno de 100 euros?

Volver al índice.

Ejercicio #2: ¿10 o 1?.

Aquí tienes otro ejercicio para trabajar y reflexionar sobre el valor de la cooperación. Puedes realizarlo en unos 15 minutos, contando con 7 minutos para la actividad y 8 para comentarlo con el grupo (explotación). Como mínimo se recomiendan unos diez participantes pero no hay un tope máximo.

Introducción al ejercicio.

Anuncia que un afortunado ganará un billete de 10 euros con el siguiente ejercicio y pide la atención de los participantes. Te recomiendo que enseñes el billete y lo pongas en algún lugar visible.

Explícales que vas a realizar una encuesta preguntando qué prefiere cada uno, si recibir un billete de 10 euros o 1 céntimo. Tendrán un tiempo de 90 segundos para responder y cada participante, solo puede elegir una de las dos opciones. Cuando finalice el tiempo, uno de los participantes que eligió 10 euros recibirá el billete correspondiente. Esta persona será seleccionada por sorteo entre los que eligieron recibir 10 euros.

Peeeeeeero… ahora vienen las condiciones. Explica a los participantes que solo se dará el premio si al menos un tercio de los asistentes participa en la encuesta (por si alguno no votara). Y explica también que no se dará el premio si más de 3 personas eligen recibir 10 euros. Es decir, si solo una persona elige recibir 10 euros automáticamente recibirá el premio. Si dos o tres personas eligen recibir 10 euros se sorteará el billete entre ellas. Si cuatro personas o más eligen recibir los 10 euros, nadie recibirá el dinero.

Realización del ejercicio.

equipo celebrando haber ganado apuestaSi son pocos participantes, puedes pedirles que en una nota adhesiva o en un papel, cada uno escriba en secreto su nombre y la cantidad que elige, 10 euros o 1 céntimo. Indícales que no pueden hablar entre ellos. Pasados los 90 segundos, recoge todos los papeles y haz el recuento de los votos.

Si son más participantes o incluso, un auditorio, puedes crear una encuesta online gratuita con Kahoot.it y que voten desde su teléfono, pero no muestres los resultados en la pantalla.

Como ya imaginarás, a no ser que estés haciendo este ejercicio con hermanitas de la caridad, hay una alta probabilidad de que más de 3 personas elijan recibir más de 10 euros. No hagas ningún comentario al respecto.

Una vez finalizado el tiempo, anuncia el resultado de la votación.

En el caso poco probable de que solo 3 o menos participantes hayan escogido recibir 10 euros, pídeles que se acerquen, sortea entre ellos el billete y dáselo al ganador.

Explotación del ejercicio.

Al igual que en el caso de la dinámica con el billete de 20 euros, la parte más importante del ejercicio viene ahora y son las preguntas que cómo facilitador vas a plantear al grupo para reflexionar.

Algunas de las preguntas que puedes hacer son:

  • A los que elegisteis recibir 1 céntimo, ¿cómo os habéis sentido con vuestra decisión? ¿Y que habéis pensado de los que han elegido recibir 10 euros?
  • A los que elegisteis recibir 10 euros, ¿cómo os habéis sentido con vuestra decisión? ¿Y que habéis pensado de los que han elegido recibir 1 céntimo?
  • ¿Cuál es el motivo por el que habéis elegido recibir 10 euros o 1 céntimo?
  • ¿Cuál es la mejor estrategia en este ejercicio? ¿Por qué?
  • ¿Qué pensáis sobre la siguiente afirmación: “La mayoría de la gente es egoísta”?
  • ¿Refleja este ejercicio incidentes en vuestras respectivas empresas? ¿Podéis describir algunos ejemplos?
  • ¿Qué hubiera pasado si hubierais tenido que elegir entre recibir 100 euros o 1 céntimo? ¿Hubierais votado igual?
  • Si hubierais podido hablar entre vosotros antes de decidir ¿qué creías que hubiera pasado?

Notas

En la explicación del juego se ha asumido un grupo compuesto por unos 20-30 participantes. Si fuera un grupo mayor, calcula que solo el 10 % de los asistentes pudiera elegir recibir el billete de 10 euros. Por ejemplo, para un grupo de 50 personas, solo se entregaría el premio si 5 o menos eligen recibir el billete.

En la mayoría de los casos suele darse que cerca de un 50 % del grupo elige recibir el billete de 10 euros. La probabilidad de que solo 3 personas eligieran recibir el billete en vez del céntimo, es tan baja, que incluso podrías jugártela a hacer el ejercicio con un billete de 50 euros y una moneda de 5 céntimos.

Puedes leer el ejercicio original en la web de Thiagi.

Volver al índice.

Ejercicio #3: El dilema del voluntario.

Algo maravilloso de los ejercicios es que, introduciendo una pequeña variación, la explotación y la enseñanza que se extraigan los participantes puede ser radicalmente diferente.

Con un planteamiento parecido al del ejercicio anterior, con esta dinámica podemos trabajar la importancia de la iniciativa en la empresa y qué efectos negativos tienen actitudes y pensamientos del tipo “si no lo hago yo, ya lo hará otro”.

Puedes realizar esta actividad en 15 minutos también, dedicando 7 para la introducción y 8 para la explotación. Para este ejercicio, solicita 5 voluntarios y pide que se acerquen a donde tú estés para que todo el grupo pueda verles.

Introducción al ejercicio.

voluntarios sentadosIntroduce la actividad explicando que hoy sientes una gran generosidad dentro de ti y que estás dispuesto a regalarles unos cuantos billetes de 10 euros. Explícales a los 5 participantes que cada uno deberá elegir qué desea recibir, si un billete de 10 euros o un 1 céntimo.

Da una hoja de papel a cada uno para que, de forma individual y en secreto, escriban su elección. Los 5 participantes no pueden hablar entre ellos ni comunicarse con gestos o de otra forma.

Explica a los 5 participantes que recibirán la cantidad que hayan elegido (10 euros o 1 céntimo) siempre que al menos uno de ellos haya elegido recibir 1 céntimo.

Realización del ejercicio.

Indica a los participantes que tienen 90 segundos para escribir su nombre y su elección (recibir 10 euros o 1 céntimo) en el papel de forma secreta.

Una vez finalizado el tiempo recoge los papeles, y uno a uno, ve leyendo y mostrando su contenido. Si uno o más de los 5 voluntarios eligió recibir 1 céntimo, dale la cantidad correspondiente a cada participante. Si nadie eligió recibir 1 céntimo, entonces ninguno de los 5 recibe dinero.

Explotación del ejercicio.

efecto espectador hombre tendido gente mirandoAntes de comenzar con las preguntas explica brevemente el dilema del voluntario que han vivido los 5 participantes.
En este caso, uno de ellos debía hacer un sacrificio para que el resto se pudieran beneficiar. Al mismo tiempo, si más de una persona elegía recibir 1 céntimo, entonces era un sacrificio desperdiciado.
También se puede enfocar este ejercicio desde el punto de vista del “efecto espectador” refiriéndose al hecho de que a veces sucede que cuando varias personas son testigos de un crimen o de un accidente, nadie llama a la policía o a emergencias asumiendo que alguien ya lo habrá hecho.

A continuación, puedes iniciar el debate utilizando preguntas similares a las planteadas en el ejercicio anterior. También puedes pedir a los participantes ejemplos del dilema del voluntario en sus puestos de trabajo y discutir las consecuencias negativas de la actitud “si no lo hago yo, ya habrá otro que lo haga”.

Aquí puedes leer más información sobre el dilema del voluntario y el efecto espectador.

Volver al índice.

Ejercicio #4: El sobre de la confianza.

Por último, incluyo este ejercicio basado en el dilema del prisionero. Se trata de una buena dinámica para trabajar la confianza, la cooperación y la negociación. Puede ser interesante en equipos de trabajo donde haya exceso de competitividad y se esté buscando la colaboración de los miembros. También puede ser útil para explorar los comportamientos programados que cada uno llevamos dentro a la hora de negociar.

Este ejercicio puedes realizarlo en 25 minutos, contando con 10 minutos para el desarrollo y otros 15 minutos para la explotación.

Introducción al ejercicio.

Divide a los participantes en dos grupos. Explícales simplemente que su objetivo es “ganar el máximo posible”. No des más aclaraciones. Incluso puedes dejar escrita esa frase en el rotafolios.

mujer cara dudandoCada equipo tendrá un sobre vacío y tres billetes de 5 euros. Cada equipo deberá decidir, pasados 2 minutos, si entregar el sobre al equipo contrario vacío o con un billete de 5 euros (solo pueden introducir un máximo de 1 billete en el sobre). Indícales que al recibir el sobre del equipo contrario, tú te sientes tan generoso, que doblarás la cantidad que haya. Es decir, si el equipo A da al equipo B su sobre con los 5 euros dentro, tú darás otros 5 euros al equipo B. Si en cambio, entregan el sobre vacío, el equipo B no recibiría ningún dinero.

Desarrollo del ejercicio.

Pide a los equipos que, durante un máximo de 2 minutos, discutan y decidan entre sus miembros qué van a hacer. Los equipos no pueden comunicarse entre ellos. Una vez finalizado el tiempo pide que un representante de cada equipo te de su sobre. Recógelo y dáselo al otro equipo.
Pide que lo abran y si el equipo ha recibido dinero, dales los otros 5 euros prometidos.

Pueden darse 3 escenarios:

  • Que ambos equipos den los sobres con dinero al otro, con lo que, cada equipo finalizaría la ronda con 20 euros.
  • Que ambos equipos entregen los sobres vacíos, con lo que cada equipo finalizaría con sus 15 euros iniciales.
  • Que un equipo entregue su dinero al otro y el otro dé el sobre vacío. En este caso el equipo que ha dado su dinero se quedaría con 10 euros y el grupo que recibió el dinero tendría 25 euros (los 15 euros con los que empezó más los 5 euros que recibió y los 5 euros que le diste al doblar el dinero del sobre).

Anuncia a continuación que va a haber una ronda más, pero esta vez tendrán solo 1 minuto para pensar. El objetivo de reducir el tiempo es que la decisión sea más visceral y refleje mejor la reacción del equipo ante lo que han vivido previamente. Pasado el tiempo, vuelve a solicitar a cada equipo su sobre y dáselo al equipo contrario. Pide que los abran y aporta la misma cantidad que encuentre cada uno en el sobre.

  • En el caso de que ambos equipos hayan vuelto a dar sus 5 euros al otro, los dos tendrán 25 euros.
  • En el caso de que ninguno haya vuelto a dar ningún dinero, ambos seguirán con 15 euros.
  • Y en el resto de escenarios puedes tener balances diferentes como un equipo con 5 euros y otro con 35 euros, uno con 10 euros y otro 25 euros, 15 y 30, ó 20 y 20.

mujer abriendo un sobrePor último, anuncia que va a haber una última ronda pero en este caso, hay dos nuevas condiciones. En primer lugar, cada equipo podrá introducir en el sobre para el otro equipo todo el dinero que quiera de lo que actualmente tiene. En segundo lugar, cada equipo nombrará un representante y antes de hacer el intercambio de sobres, los representantes de cada equipo podrán hablar en privado durante 1 minuto y luego volver a sus respectivos equipos para decidir la cantidad a introducir en el sobre.

Ofrece 20 segundos a cada equipo para elegir a su representante. Pasados los 2 minutos de conversación entre los representantes (el resto de participantes no debe oír la conversación), ofrece 1 minuto para que los representantes vuelvan a sus respectivos equipos y decidan con el resto de miembros qué cantidad van a introducir en el sobre.
Pasado el minuto, recoge cada sobre y dáselos al equipo contrario. Pide que los abran y dobla el dinero que corresponda.

  • Si ambos equipos han vuelto a dar el máximo de dinero que podían al otro, cada uno finalizará el juego con 50 euros. Este sería el mejor escenario para ambos.
  • El escenario más descompensado sería que un equipo quedara con 0 euros y el otro con 75 euros.
  • Y en el caso de que los equipos nunca hubieran intercambiado dinero, ambos seguirían como en el punto de inicio del ejercicio, con 15 euros cada uno.

Explotación del ejercicio.

A la hora de realizar la explotación de cualquier ejercicio es recomendable comenzar desde lo más concreto (lo que podrías grabar con una cámara de video) para avanzar luego hacia lo más abstracto y personal. Es decir, deberíamos empezar con preguntas sobre hechos objetivos para luego ir avanzando hacia las preguntas relacionadas con las percepciones y las emociones de cada uno.

  • ¿Qué ha ocurrido? ¿Podrías citar momentos importantes del ejercicio?
  • ¿Cómo habéis decidido en cada grupo qué cantidad dar en el sobre?
  • ¿Cuál os ha parecido el hecho más sorprendente del ejercicio? ¿Por qué?
  • ¿Qué tipo de emociones habéis sentido? ¿En qué momentos? (confusión, optimismo, avaricia, esperanza, desconfianza, decepción, etc.)
  • ¿Cómo habéis interpretado el objetivo “ganar el máximo posible”? ¿Cuántos habéis dado por hecho que ese era el objetivo de cada equipo y no el de los dos en conjunto? ¿Cuántos habéis dado por hecho que se trataba de un ejercicio competitivo? ¿Cuántos habéis dado por hecho que solo podía ganar uno de los dos equipos? ¿Por qué?
  • ¿Cómo habéis elegido al representante de cada equipo para la negociación? ¿Por qué?
  • ¿Qué os ha parecido la actuación de vuestro representante? ¿Qué expectativas tenías sobre su actuación? ¿Por qué?
  • Si los dos grupos hubieran podido hablar entre si antes de cada intercambio de sobres, ¿creéis que hubiera discurrido de forma distinta el ejercicio? ¿Creéis que hubierais confiado más o menos en el otro grupo?
  • ¿Cuál hubiera sido la mejor estrategia en este ejercicio? ¿Por qué?
  • ¿Veis reflejada en este ejercicio alguna situación de vuestros respectivos trabajos? ¿Podrías compartirla? En general ¿mantenemos relaciones de confianza o desconfianza con nuestros clientes, proveedores, socios, etc.? ¿Por qué?

Como ves este tipo de ejercicios pueden servir para múltiples objetivos dependiendo de las preguntas que se planteen. Incluso podría utilizarse también para reflexionar sobre cómo nos comunicamos cada uno con nuestros compañeros de trabajo en situaciones de estrés. ¿Somos dominantes? ¿Respetamos las opiniones? ¿Asumimos el control si nadie lo toma?, etc.

Notas adicionales.

Para realizar este ejercicio necesitarás 80 euros en billetes de 5 euros. Podrías utilizar monedas, pero los billetes son más fáciles de manejar, de contar y te permiten utilizar sobres sin que los participantes puedan intuir la cantidad que va dentro.

Puedes utilizar billetes de verdad o dinero de mentira como los del juego del Monopoly. Aunque ya te digo que el dinero de verdad motiva mucho más a los participantes. Y si encima, se pueden quedar con él, ni te cuento.

Volver al índice.

 

Espero que estas 4 dinámicas con dinero te sean útiles. Me encantará saber si utilizas alguno de estos ejercicios, cómo lo haces y si mejoró la experiencia de aprendizaje de los participantes de tu curso o taller de formación.

Y como siempre… te deseo ¡mucho éxito en tu próxima formación!