La escalera del aprendizaje: cómo Michael Knight aprendió a conducir el Coche Fantástico.

La escalera del aprendizaje: cómo Michael Knight aprendió a conducir el Coche Fantástico.
5 (100%) 1 vote

En este artículo te hablaré sobre la Escalera del Aprendizaje, un modelo que te facilitará crear cursos de formación que se adapten mejor a las necesidades de los participantes y a su nivel de conocimiento y experiencia.

¿Te has planteado alguna vez cómo los expertos han llegado a alcanzar esa maestría? ¿Cuál ha sido su proceso de aprendizaje?

En este artículo te desvelo cómo Michael Knight aprendió a conducir el Coche Fantástico.

Además, hablaremos sobre:

Si no tienes tiempo ahora para leerlo todo puedes ir directamente al Resumen y descargar las hojas de trabajo ¡Y no te olvides de dejar tu comentario!.

Los 4 niveles de la Escalera del Aprendizaje.

En 1969 Martin M. Broadwell publicó el artículo Teaching for Learning (Enseñando para aprender) en The Gospel Guardian, hablando sobre las distintas fases del aprendizaje (puedes leerlo en este enlace). Más tarde Noel Burch, de Gordon Training International, propuso un modelo bajo el nombre de Four Stages for Learning Any New Skill (Cuatro etapas para aprender cualquier nueva habilidad). Este modelo explica las etapas que recorremos cualquiera de nosotros (incluido Michael Knight) a la hora de aprender una nueva habilidad. También describe para cada etapa los sentimientos y emociones que experimentamos.

El modelo de la Escalera del Aprendizaje combina dos elementos: el nivel de consciencia (¿te das cuenta de lo que sabes?) y el nivel de competencia (¿sabes hacer algo?). Por eso también llaman a este modelo la “Escalera de las competencias” o “Matriz de las competencias”.

La Escalera del Aprendizaje consta de 4 niveles.

Nivel 1: Incompetencia Inconsciente.

El primer escalón es el de la Incompetencia Inconsciente. En esta fase los participantes no saben lo que no saben.

Niña viajando feliz en el asiento de atrás del coche

Un buen ejemplo es aprender a conducir. Ese tiempo antes de que un conductor (o Michael Knight) se ponga por primera vez al volante es el estado de Incompetencia Inconsciente.

Recuerdo los viajes de mi niñez en los que viajaba tan feliz en el asiento de atrás con mi hermana. Iba contemplando el paisaje y escuchando música. Mi padre o mi madre conducía y yo pensaba que debía ser algo fácil. Todos los adultos que conocía sabían conducir.

Nivel 2: Incompetencia Consciente.

El siguiente escalón es el llamado Incompetencia Consciente. Aquí es cuando los participantes se dan cuenta de lo que no saben. Es común en esta etapa que algunos pierdan la confianza. Puede que duden sobre su capacidad para aprender esa habilidad.

Joven aprendiendo a conducir
Fuente: GettyImages

Volviendo al ejemplo, este estado se produce en el momento en el que alguien (incluido Michael Knight) se pone al volante por primera vez y empieza a conducir.

Yo aprendí a conducir con un Citroën AX. Tenía que hacer juegos malabares con el embrague y el estárter para que arrancara en invierno. El primer día que me senté detrás del volante con mi padre al lado, calé el coche varias veces. En ese momento me di cuenta de que tendría que dedicar algo de tiempo para dominarlo.

Nivel 3: Competencia Consciente.

El tercer escalón es el de la Competencia Consciente. En esta etapa los participantes son capaces de utilizar la habilidad que han aprendido, pero requieren cierto nivel de concentración. Algunos tienen emociones contradictorias. Los más exigentes muestran poca confianza en sí mismos incluso aunque objetivamente estén mejorando.

Joven conduciendo
Fuente: Pexels

Aplicado al proceso de conducir, esta sería la etapa en la que el estudiante (o Michael Knight) va a realizar el examen práctico para obtener el carné.

En mi caso, era mediado de julio y quería presentarme al examen cuanto antes. En agosto el centro de exámenes cerraba y quería disfrutar de un verano tranquilo sin pensar en el carné. Después de 5 clases hablé con mi profesor y este accedió a darme las 25 clases en 5 días. ¡5 de las clases las dimos el mismo día del examen! Afortunadamente el examinador no fue muy exigente y aprobé.

Conclusión: cuanto más practiques una habilidad, tu cerebro reforzará más rápidamente las conexiones neuronales implicadas, y mejor realizarás esa tarea.

Nivel 4: Competencia Inconsciente.

El cuarto escalón es el de la Competencia Inconsciente. En esta etapa los participantes conocen cómo realizar algo con soltura sin tener que pensar conscientemente en ello. Muestran una confianza alta en sí mismos. En esta fase se reduce la necesidad de entrenamiento.

Si llevas tiempo conduciendo, habrás comprobado (y Michael Knight también) que controlar el coche se vuelve algo automático. No necesitas prestar atención a los mandos. Si no conduces, puede que te haya sucedido algo similar aprendiendo a montar en bicicleta, patinar o esquiar.

Volver al índice.

Cómo utilizar el modelo de la Escalera del Aprendizaje en tus cursos de formación.

Cuando conoces las emociones que experimentan los participantes en cada etapa, puedes adaptar tu actitud para facilitar su proceso de aprendizaje.

Hay varios puntos a los que prestar atención:

Ofrece a cada uno lo que necesita en cada momento.

Niño dando de comer a un elefante
Fuente: Pixabay

Hemos visto los distintos pensamientos y emociones que pueden vivir en cada fase. Por eso tendrás que ofrecer un apoyo distinto en cada nivel.

En la fase de Incompetencia Inconsciente, los participantes no saben lo que necesitan aprender. Encontrarás dos extremos. En primer lugar, habrá participantes que muestren una confianza excesiva creyendo que la habilidad a aprender es fácil o que no necesitan entrenamiento. En segundo lugar, habrá participantes que puedan estar reacios a aprender por miedo al fracaso. Tendrás que ofrecer apoyo para generar deseo por aprender y mantener la motivación alta. Establece expectativas reales sobre el esfuerzo y la implicación necesarios.

En la segunda fase, Incompetencia Consciente, los participantes necesitan soporte y apoyo. Puedes usar el modelo de la Escalera del Aprendizaje para explicarles en qué fase se encuentran. Que entiendan que ese sentimiento de frustración es normal y que desaparecerá practicando. Diseña el curso para que los participantes puedan adquirir autonomía rápidamente y sentir que progresan.

En la tercera etapa, Competencia Consciente, los participantes requieren usar las habilidades que acaban de adquirir. Escoge ejercicios y dinámicas que faciliten oportunidades para practicar. Asígnales proyectos que requieran emplear lo que han aprendido.

Y por último, en el nivel de Competencia Inconsciente, hay que evitar que los participantes queden en su zona de confort. Transmite la necesidad de mantenerse actualizados. Hazles valorar cuánto esfuerzo y dedicación han invertido en aprender. Recuérdales que vivimos en un entorno cambiante. Como dijo Darwin, no son los más fuertes (en este caso los que más saben) los que sobreviven, si no los que mejor se adaptan al cambio.

No son los más fuertes (en este caso los que más saben) los que sobreviven, si no los que mejor se adaptan al cambio.

El “click mental”.

Neo elige la píldora roja en Matrix
Fuente: Matrix (1999)

Otro punto importante es la transición de la Incompetencia Inconsciente a la Incompetencia Consciente. Es el momento en el que Alicia se mete en la madriguera del conejo. El instante en el que Neo elige tomar la píldora roja y afrontar la cruel realidad de Matrix. Es lo que yo llamo el “click mental”. Los participantes deben saber qué no saben para desear aprender.

En cursos en los que el participante asiste por iniciativa propia, ese momento de transición ya se ha producido antes. Probablemente es lo que ha motivado que esa persona se haya inscrito en el training.

Los participantes deben saber qué no saben para desear aprender.

El momento en el alguien hace ese “click mental” y se da cuenta de sus limitaciones merece un profundo respeto. Es un acto de humildad que no siempre es agradable. Piensa en un mánager que recibe los resultados de una encuesta realizada a sus empleados y descubre que sus habilidades de liderazgo o de comunicación son deficientes.

En cursos en los que los participantes han sido inscritos por otros y no necesariamente han elegido estar ahí, tendrás que asegurarte que todo el mundo hace la transición al segundo nivel. Un error común es iniciar un training pensando que los asistentes están en el segundo nivel cuando en realidad todavía están en el primero.

Un error común es iniciar un training pensando que los asistentes están en el segundo nivel cuando en realidad todavía están en el primero.

Un ejemplo

En el primer curso internacional que impartí, pedí a los participantes que escribieran en una nota su nombre y la pegaran en un termómetro dibujado en la pared. El termómetro representaba cuánto sabían del tema que estábamos tratando. Según pusieran su nota pegada más arriba o más abajo significaba que tenían más o menos conocimiento.

Uno de los participantes no se levantó de la silla y cuando le pregunté el porqué, me respondió (traduzco su respuesta en inglés): “No sé cuánto sé porque no sé cuánto podría llegar a saber”.

Imagina mi cara, con los nervios al ser el primer curso que hacía, descifrando el juego de palabras en inglés y pensando una respuesta. Tan solo pude decirle you’re completely right. Y es que tenía toda la razón. Todavía no había ofrecido a los asistentes una perspectiva global. No sabían qué conocimientos y habilidades debía tener un experto en ese tema.

Desde entonces, antes de hacer este ejercicio, primero les muestro a los participantes una visión de lo que un experto en ese campo sabe hacer o conoce. Luego les indico qué parte es la que van a aprender en la formación. Esa visión puedes mostrarla representada en un esquema sencillo o en un mapa mental.

Otra forma efectiva de conseguir ese “click mental” es plantear a los participantes un reto práctico. El objetivo es que se den cuenta de que no saben o de que lo que saben hacer actualmente se podría hacer mejor (dedicando menos tiempo, utilizando menos recursos o consiguiendo más calidad). Este ejercicio no debe ser excesivamente difícil para no desmotivar.

No esperes a que se pierdan. Saca el mapa.

Dedos señalando ruta en el mapa
Fuente: Freepik

En la fase de Competencia Consciente los participantes adquieren habilidades y confianza. Pero también hay muchos que se frustran porque consideran que no tienen el nivel adecuado o que avanzan despacio. Diseña tu curso de forma que el participante pueda identificar fácilmente su progreso.

Es importante que diseñes tu curso de forma que el participante pueda identificar fácilmente su progreso.

Cuando era monitor y hacíamos alguna excursión era normal que al cabo de unas horas caminando algunos chavales se desanimaran por el cansancio. Llevábamos un grupo de unos veinte preadolescentes, las mochilas eran pesadas y el terreno era difícil. Se acercaban a mí y me preguntaban cuánto quedaba para llegar al destino. Siempre que podía, sacaba el mapa de la mochila y les indicaba donde estábamos, lo que habíamos recorrido y lo que faltaba por andar.

Era mi forma de ofrecerles perspectiva. De que pudieran apreciar el progreso de la excursión. Debo confesar que si alguno me preguntaba muy pronto (por ejemplo a los 2 km de una caminata de 12 km) ponía alguna excusa para no sacar el mapa y buscaba algún tema del que charlar.

Ese mapa es lo que tienes que ofrecer a tus participantes para que puedan visualizar su progreso. Puedes hacerlo físicamente. Podrías dibujar una montaña en un papel alargado, pegarlo en una de las paredes de la sala. Cada día puedes pedir a uno de los asistentes que avance un muñeco de papel en la montaña para representar la progresión del grupo.

Volver al índice.

Cómo puedes aplicar la Escalera del Aprendizaje para tu desarrollo personal y profesional.

El modelo de la Escalera del Aprendizaje te facilita entender tus propias emociones y sentimientos a la hora de aprender una nueva habilidad. Conocerlo te ayudará a mantener tu motivación y a ajustar tus expectativas para no querer abarcar demasiado muy pronto.

Si eres Incompetente Inconsciente.

Para pasar de la primera fase a la segunda, Incompetencia Consciente, debes identificar qué habilidades deberías adquirir. Puedes realizar un análisis DAFO personal (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades). Reflexiona en qué destacas, en qué áreas puedes mejorar, qué oportunidades de desarrollo ves en tu entorno y qué circunstancias podrían suponer un problema para alcanzar tus objetivos. También puedes pedir a personas de confianza que te den su opinión sobre qué habilidades deberías desarrollar. Y si trabajas en una empresa, podrías solicitar un proceso de Feedback 360º a tu mánager o a recursos humanos.

Si eres Incompetente Consciente.

Esta fase puede ser difícil, tanto como para hacerte abandonar tu deseo de aprender. Repítete a ti mismo mensajes positivos. Puede que el aprendizaje esté siendo duro o frustrante en esta etapa, pero recuérdate que mejorarás practicando.

Paco de Lucía tocando la guitarra
El maestro Paco de Lucía

Cuando empecé a tocar la guitarra, tuve que practicar mucho la cejilla hasta que las cuerdas dejaron de trastear, podía cambiar con soltura de una nota a otra y conseguía un sonido limpio. Lo que me motivaba a seguir practicando era lo bien que tocaban mis amigos. Bueno, mis amigos y los grandes maestros.

Visualiza cuál es tu objetivo final. Incluso pon una fotografía o un dibujo en el espejo del baño que te recuerde cada mañana y cada noche qué es lo que deseas conseguir, cómo es el éxito.

Si eres Competente Consciente.

En la tercera etapa ya has adquirido las habilidades y los conocimientos que necesitabas. Todavía necesitas concentrarte cuando realizas estas actividades pero poco a poco se van volviendo automáticas. Es importante poner en práctica lo que has aprendido para seguir ganando confianza en el uso de estas nuevas habilidades. Puedes ofrecerte voluntario o involucrarte en proyectos que te permitan utilizar lo aprendido. Dicen que para convertirte en maestro de algo necesitas 10.000 horas de experiencia.

Si eres Competente Inconsciente.

En la última etapa realizas con soltura las habilidades adquiridas sin necesidad de concentración. Lo has automatizado e incluso puedes realizar otra tarea al mismo tiempo.

En esta fase existe una amenaza importante: la complacencia. Tu profesión cambia y evoluciona. Tu entorno cambia y evoluciona. Todo cambia y evoluciona. Y cada vez más rápido.

hombre descansando en hamaca en la playa
Fuente: ShutterStock

Puede que lo que en su día aprendiste hoy se pueda hacer mejor. Es muy importante hacer autocrítica con regularidad y mantener una actitud de aprendizaje continuo. Imagina un representante comercial que siguiera vendiendo como hace 20 años. Probablemente tendrá pocas probabilidades de éxito si no se ha ido actualizando.

Hay que refrescar los conocimientos y habilidades adquiridas para evitar el riesgo de volver al nivel inicial. En esta etapa también puedes plantearte el enseñar a otros. Esto te obligará a mantenerte informado y actualizado.

En esta etapa también puedes plantearte el enseñar a otros. Esto te obligará a mantenerte informado y actualizado.

Una nota: Es común que los expertos que alcanzan la Competencia Inconsciente tengan dificultades en enseñar a otros. Han automatizado la habilidad aprendida, olvidando la teoría que hay detrás puesto que ya no les hace falta. A veces una persona en la fase de Competencia Consciente puede entrenar a otros mejor ya que recuerda la teoría y los pasos necesarios.

Volver al índice.

El quinto nivel.

Michael Knight conduciendo el coche fantástico (KITT)

Muchos expertos en formación consideran que el modelo de la Escalera del Aprendizaje tendría un quinto nivel adicional. Sin embargo, no hay un acuerdo sobre cómo debería llamarse ese nivel y qué características lo definen.

Algunos se refieren a este quinto estado como el nivel de “Competencia consciente de la competencia inconsciente” (¡toma!) o nivel de “Competencia Reflexiva”. La persona que ha desarrollado una determinada habilidad hasta el nivel de Competencia Inconsciente es capaz de reconocerse así misma en esa fase y formar a otros. No solo sabe explicar a otros lo que hace, si no además, cómo lo hace.

Esta es la fase en la que está un maestro de autoescuela. Es capaz de explicar a los alumnos los pasos para aprender a manejar el vehículo y conducir con seguridad. Y no solo eso, es capaz de detectar necesidades incluso en las personas en el nivel de Competencia Inconsciente.

El año pasado algunos compañeros realizaron un curso de perfeccionamiento de la conducción. La mayoría de ellos lleva años conduciendo. Absolutamente todos me han recomendado realizar el curso. Gracias al entrenamiento recibido han podido corregir vicios adquiridos durante años. Han aprendido a maniobrar en situaciones complicadas (con hielo, asfalto mojado o esquivando un coche en una frenada brusca). Siempre se puede aprender más.

Otros opinan que ese quinto nivel es el de la “Iluminación”. No tiene que ver con saber formar a otros o tener conciencia de que uno mismo. La Iluminación es lo que se produce en los genios (y en Michael Knight), en aquellos que dan con una solución nueva y única ante un problema que jamás se les había planteado. Es lo que se produce en los deportistas de élite cuando hacen una jugada increíble que va más allá de lo que parece humanamente posible.

Volver al índice.

¿Se pueden saltar niveles en la Escalera del Aprendizaje?

Una de las primeras preguntas que me planteé al conocer este modelo es si existiría la posibilidad de saltar de un estado a otro de forma no secuencial para acelerar así el proceso de aprendizaje.

Joven saltando de roca a roca en el desierto

¿Se podría saltar del nivel de Incompetencia Inconsciente al nivel de Competencia Inconsciente? Esto significaría que alguien aprendiera algo sin darse cuenta. Lo hemos visto en películas de ciencia ficción en las que los científicos de turno cargan un programa en el cerebro del protagonista y este de repente sabe realizar todo tipo de peripecias.

Pero no es solo ciencia ficción. Este es el proceso natural que sigue un niño al aprender un idioma. Pasa de balbucear a hablar. No es consciente de todas las reglas gramaticales que utiliza. Y no recibe ninguna formación académica.

De pequeño, inspirado por un capítulo de los Simpsons en el que Homer escuchaba una cinta de casete mientras dormía para adelgazar y por error terminaba aprendiendo un idioma, grabé varias veces la lección de historia. Al irme a dormir, ponía el walkman y la escuchaba. Pensaba que podría aprender sin esfuerzo. Al final memoricé la lección pero por pura repetición al grabar las cintas.

Sí que hay algunos estudios que parecen demostrar que durante el sueño se podría reforzar algunas habilidades adquiridas conscientemente. Por ejemplo aprender palabras en otro idioma o una melodía (artículo del MedicalDaily). Pero aprender algo nuevo mientras dormimos es una cuestión todavía en debate, por no decir que descartada por la mayoría de expertos.

Personalmente, aunque todavía hoy no sea factible, estoy seguro de que algún día llegaremos a ese punto.

Actualmente se está estudiando la posibilidad de realizar un escáner a los soldados antes de ir al campo de batalla para poder imprimir prótesis 3D a medida en caso de resultar heridos (artículo de Telegraph). Imagina si se pudiera hacer lo mismo con la mente de cada uno. Poder hacer una copia de seguridad de tu cerebro y que pudieras restaurarla en caso de accidente o enfermedad.

Volver al índice.

Resumen y puntos clave.

Presentación del modelo.

La Escalera del Aprendizaje, también conocida como la “Escalera de las competencias” o “matriz de competencias”, es un modelo que describe las cuatro etapas que recorremos todos (incluido Michael Knight) a la hora de adquirir una nueva habilidad.

Los cuatro niveles de la Escalera del Aprendizaje son:

  • Nivel 1: Incompetencia inconsciente. Los participantes no saben lo que no saben.
  • Nivel 2: Incompetencia Consciente. Los participantes saben que no saben.
  • Nivel 3: Competencia Consciente. Los participantes utilizan la habilidad adquirida pero requieren pensar en ello.
  • Nivel 4: Competencia Inconsciente. Los participantes pueden utilizar sus nuevas habilidades de forma natural o incluso realizando otras tareas de forma simultánea.

Utilizando la Escalera del Aprendizaje en cursos de formación.

En tus cursos de formación adapta tu actitud a los sentimientos y emociones por los que pasa cada participante.

  • Incompetencia Inconsciente. Los participantes pueden mostrar un exceso de confianza. Plantea un reto que les permita descubrir por ellos mismos qué necesitan aprender.
  • Incompetencia Consciente. Los participantes pueden desanimarse incluso antes de empezar la formación por inseguridad o falta de motivación. Ofrece ejercicios en los que puedan desarrollar las nuevas habilidades rápidamente. Tendrás que ofrecer apoyo y refuerzo positivo.
  • Competencia Consciente. Asigna a los participantes actividades y proyectos que requieran poner en práctica las habilidades adquiridas. Haz visible el progreso alcanzado.
  • Competencia Inconsciente. Los participantes requieren poca formación adicional o soporte. Evita que caigan en la autocomplacencia ya que les podría hacer volver a un estado inicial.

Utilizando la Escalera del Aprendizaje para tu propio desarrollo.

También puedes utilizar la Escalera del Aprendizaje en el ámbito individual para desarrollar habilidades y conocimientos alineados con tus objetivos personales y profesionales.

  • Si eres incompetente inconsciente. Averigua qué habilidades deberías desarrollar. Puedes utilizar herramientas para descubrirlas como el análisis DAFO personal o Feedback 360º.
  • Si eres incompetente consciente. Ten una actitud positiva. Para mantener tu motivación visualiza cómo sería el éxito para ti y lo que supondría adquirir esa nueva habilidad.
  • Si eres competente consciente. Participa en proyectos en los que puedas poner en práctica las habilidades adquiridas. La maestría se consigue con la práctica.
  • Si eres competente inconsciente. Mantén una actitud de aprendizaje continuo. Evita caer en la autocomplacencia.

Volver al índice.

Hojas de trabajo (PDF).

Puedes descargar las hojas de trabajo (en formato PDF) para usar el modelo de la Escalera del Aprendizaje en tus cursos y/o en el ámbito personal.

Información adicional.

Si quieres leer más sobre La Escalera del Aprendizaje tienes a continuación algunos enlaces:

Volver al índice.

Y tú, ¿tienes alguna recomendación para usar la Escalera del Aprendizaje en cursos de formación? Si es así, anímate a compartirlo en los comentarios.

  • El modelo es muy interesante y muy revelador. Pensando en él, se me ocurre que en muchos casos una misma persona puede estar en los distintos estadios a la vez, y no necesariamente pensando en habilidades diferentes. A medida que vas incorporando y consolidando conocimientos, muchos de ellos se vuelven “transparentes” para ti pero a la vez te dan acceso estar en “incompetencia consciente” para conocimientos más profundos. Aquello de que “cuanto más sé, más me doy cuenta de todo lo que no sé” 🙂

    • Gracias por tu comentario Raúl. Estoy totalmente de acuerdo.
      Personalmente, considero que muchas veces el salto más difícil es el primero, el darte cuenta de lo que no sabes, especialmente en aquellas habilidades en las que la gente asume que son características heredadas, genéticas, o un don (como liderazgo, resolución de problemas, creatividad, etc.). Si no tienes oportunidades para exponerte o recibir feedback sincero, es aún más difícil.
      Por eso, considero que una característica esencial para cualquier proceso de aprendizaje es la humildad. Creo que también fue Sócrates quien dijo “la verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia”.
      ¡Un saludo Rául!